Quién va a tomar las riendas, hoy que el resentimiento
se apoderó de miles de obreros.
La policía corre sin control alguno y la clase baja
incendia los barrios ricos.
La lluvia limpia el suelo lleno de sangre
que sale de los cuerpos de los delincuentes muertos.
Afuera del estadio los disturbios masivos.
Las sirenas otra vez.
Las hinchadas corren por las escaleras
las navajas afiladas para el rival.
Gases lacrimógenos. Perros ladrando.
Miradas turbias llenas de alcohol.
Alcohol y desorden

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct