vistas 86

Aparece El Mestizo

Quilapayún


Aparece el mestizo,
el heredero
de unicornios azules
y catedrales;
lo coronan estepas
y mares blancos,
los solsticios de junio
y el sol de enero.

Aparece el mestizo,
el destinado.

Lo rodean leones
y el pez dorado,
el carnero y la Virgen,
los cabritillos,
las señales del toro,
vientos y mares.

Es gemelo del mundo,
balanza pura,
aguador de los cielos,
la luz de Cáncer.

Es la flecha y el dardo,
piedra de fuego.


Relato III (Luis Advis)

Florecida de Historia y revivida,
bautizada en la roca y en el agua,
construida de siembras y caminos
ibas creciendo, madre milenaria.

Germinabas en vástagos bullentes
y forjabas en castas soberanas
tu alimento más dulce, su descanso;
tu madera más dura, su batalla.

Y nacían países en tu seno.
Territorios de sol, cumbres violetas,
extensiones de sueños que soñaran
mazorcas ya perdidas en la niebla.

Latitudes, confines, vastedades
que surgían de lluvias o de abras.
Naciones de tu amor encarecido
naciendo, por tu amor, iluminadas.