(Danza de la época colonial)


Cuando me abruma el desdén
de tu mirada hechicera
no hay toronjil en el mundo
que calme pena tan fiera.

Cuando, cuando,
cuando, mi vida, cuando.

¿Y cuándo será ese día
de aquella feliz mañana
que nos lleven a los dos
el chocolate a la cama?

¿Cuándo, cuándo,
cuándo, mi vida, cuándo?

Dicen que con la paciencia
todo se llega a obtener,
por más paciencia que tengo
no consigo tu querer.

Cuando, cuando,
cuando, mi vida, cuando.

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct