Me hacen daño tus ojos,
me hacen daño tus manos,
me hacen daño tus labios,
que saben fingir.

Y a mi sombra pregunto,
si esos labios que adoro,
en un beso sagrado,
podrán mentir.

Y aunque viva,
prisionero en mi soledad,
mi alma te dirá…,
hay te quiero.

Nuestros labios,
guardan flama,
de un beso voraz,
que no olvidarás, mañana.

Flores negras del destino,
nos apartan sin piedad,
pero el día vendrá en que sea,
para mi nomás, nomás.

(Coro.
Flores negras del destino,
nos apartan sin piedad,)
pero el día vendrá en que sea,
para mi nomás, nomás.

(Repetir)

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct