En La Palma de La Mano

Carlos Cano

vistas 114

(Dedicado a don Diego de los Santos
y doña Concha Parejo, de quien ellos saben,
para que lo disfruten con salud
en compañía de sus hijos y demás familia.)
Yo no maldigo la suerte ni el castigo de quererte
que es un cariño de muerte que a vivir me condenó
que yo tengo una cadena que sale del corazón
y acaba metía en la tierra.
Peineta, bata de cola,
manojito de claveles escaparse
nadie puede cuando dices: aquí estoy yo.
Que así la buenaventura en la mano me leyó:
Lo tuyo no tiene cura.
Por más que quiera esconderme en Oriente
o en Occidente
ya sea en blanco ya sea en verde
siempre acabo en un crespón.
Por más que quiera esconderme
yo sé que me voy a topar.
con tu carita de frente.
Estribillo
Tú eres bomba,
yo soy fuego
tú eres viento,
yo soy lumbre de esa boca
que los hierros funde
y en la boca es una flor
que nace como una fuente
que a quien le da de beber
buscando el amor se pierde.
De to lo que hemos pasao
yo na lo doy por perdío.
Bueno y malo va conmigo
ca vez que sube el telón.
Soledad del escenario donde
quiera que yo esté tiembla tu nombre en mis labios.
Estribillo
Granada yo la quiero para perderme
y a Sevilla la quiero para beberme los ojos,
las entrañas de Andalucía
y que se lleve el aire las penas mías.
Son como golondrinas que van
y vienen volando por el río Guadalquivir
y cantan por la mañana:
¡Tengo la menta! ¡La mejorana!
Y pa las niñas bonitas
la margarita que dice ¡sí!