vistas 5

Momentos

Débora Miranda


Hermano, ese dolor aflige tú ser
Jesús puede hace lo desaparecer
Esa lágrimas que corren por tu rostro triste
Dios las ve. Él sabe que tu existe

Las luchas, a veces la necesidad
Te masacra y olvidar aquel verdad

Que un día, escuchando a jesús, aprendiste
Pero recuerda, comprado con sangre tu fuiste

El camino es de piedras y espinas
Tu eres una flor de un jardín
Puede el viento abátela de noche
Pero por la noche llegará su fin
Tu perfume, e aroma de cristo
Nunca va a dejar de emanar
En la tormenta, en la guerra o en el dolor
No apaga una belleza de la flor

Amigos amaste de todo corazón
Te pagarán, fermente columnas traición
Hermanos, padres y hijos finge no conocer te
Solidario tu piensa: Lo mejor para mí es la muerte