A usted que corre tras el éxito, ejecutivo de película, hombre agresivo y enérgico con ambiciones políticas. A usted que es un hombre práctico y reside en un piso céntrico, regando flores de plástico y pendiente del teléfono. A usted que sabe de números y consta en más de una nómina, que ya es todo un energúmeno con una posición sólida. ¿No le gustaría no ir mañana a trabajar y no pedirle a nadie excusas, para jugar al juego que mejor juega y que más le gusta...? ¿No le gustaría ser capaz de renunciar a todas sus pertenencias, y ganar la libertad y el tiempo que pierde en defenderlas...? ¿No le gustaría dejar de mandar al prójimo, para exigir que nadie le mande lo más mínimo...? ¿No le gustaría acaso, vencer la tentación sucumbiendo de lleno en sus brazos...? Antes que les den el pésame a sus deudos, entre lágrimas, por su irreparable pérdida y lo archiven bajo una lápida. ¿No le gustaría no ir mañana a trabajar y no pedirle a nadie excusas, para jugar al juego que mejor juega y que más le gusta...? ¿No le gustaría ser capaz de renunciar a todas sus pertenencias, y ganar la
libertad y el tiempo que pierde en defenderlas...? ¿No le gustaría dejar de mandar al prójimo, para exigir que nadie le mande lo más mínimo...? ¿No le gustaría acaso, vencer la tentación sucumbiendo de lleno en sus brazos...?

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct