vistas 1.679

Era tan fácil olvidarte

Jorge Celedon


Era tan fácil olvidarte,
al menos eso pesaba yo,
después de todo,
que tanto eras tú para mí,
eso pensé.

Como me amas desde niña,
yo me acostumbré a tí,
como rutina,
veía tu forma de ser,
me equivoqué.

Y me marché para la ciudad pensando,
que todo iba a ser como en la tele,
donde se ven a los chicos besando,
bellas mujeres.

Soñaba con disfrutar de la vida,
sin importarme lo que tú sentías,
después de todo no eras importante,
eso creía.

Y en verla disfrutaba,
pero era momentaneo,
después me atormentaba,
pues me sentía vacío.

Veía los pajaritos,
prodigiandose amor,
pensaba en la abundancia,
que había en tu corazón.

Me dije voy a regresae a mi pueblo,
le pediré que por favor me perdone,
y aceptaré como cualquier amigo,
sus condiciones.

Que lucharé para ganar su cariño,
porque presiento que ya lo he perdido,
sólo por actuar como un débil niño,
tonto e inmaduro,
tonto e inmaduro.

(...)

Volví al pueblo cabisbajo,
que temblaba no negaré,
después de todo,
hoy tenía miedo de aprender,
comprenderán.

Al verme se echó a mis brazos,
de sus ojos llanto brotó,
mientras lloraba,
desesperada me besó,
no la entendí.

Y la abracé fuertemente en mi pecho,
el corazón se me quería salir,
y como un loco la llené de besos,
volví a vivir.

Le dije amor quiero tú me perdones,
yo reconozco que fui un egoista,
pero ahora quiero cambiar tus dolores,
por mil sonrisas.

Siempre te recordaba,
y estaba temeroso,
de que tú me olvidarás,
me cambiaras por otro.

Veía los pajaritos,
prodigiandose amor,
pensaba en la abundancia,
que había en tu corazón.

Por eso hoy he regresado a mi pueblo,
te he pedido que por favor me perdones,
y aceptaré como cualquier amigo,
tus condiciones.

Por eso hoy he regresado a mi pueblo,
te he pedido que por favor me perdones,
y aceptaré como cualquier amigo,
tus condiciones.