No sé por qué,
no sé por qué me enamoré de ti,
sin conocerte siquiera,
sin saber lo que eras.

O fue tu voz,
tu dulce voz que tantas veces oí,
en expresivas palabras de amores,
palabras que aún viven en mi frenesí.

Más hoy sé que has jugado conmigo,
satisfecha quizá ya estarás,
ríete no más, ríe te digo,
pero no olvides que algún día sufrirás.

Cuando la vida te trate indiferente,
y mires tardíamente lo que ya no tendrás,
arrepentida buscarás alivio a tu alma,
Y entre lágrimas amargas sola triste llorarás.

Submit Translation Add to playlist Size Tab Print Correct