(Cueca)

San Martín, sembrador de libertades,
propulsor de nuestro gran Continente,
defensor de santísimos ideales,
ese fue nuestro máximo valiente.

Se oye aún el tañir de las campanas
que fundió Fray Luis Beltrán, el cuyano,
demostrando lealtad a sus hermanos.

Salió del Plumerillo
y, ya en la inmensa Cordillera,
cruzó los Paramillos
por Uspallata y Picheuta:
Cóndor de los cuyanos
fue el ilustre americano.

La sorpresa que fue Cancha Rayada,
la libró valientemente Las Heras,
quien luchó en los campos inmortales
y salvó en Maipú nuestra bandera.

San Martín, que tu nombre sea eterno
como eternas son las nieves andinas;
sos el gran protector de mi Argentina.

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct