Hallé una flor, un día en el camino
Que apareció marchita y deshojada
Ya casi pálida, ahogada en un suspiro
Me la llevé a mi jardín para cuidarla

Aquella flor de pétalos dormidos
A la que cuido hoy con todo el alma
Recuperó el color que había perdido
Porque encontró un cuidador que la regara

Le fui poniendo un poquito de amor
La fui abrigando en mi alma
Y en el invierno le daba calor
Para que no se dañara

De aquella flor, hoy, el dueño soy yo
Y he prometido cuidarla
Para que nadie le robe el color
Para que nunca se vaya

De aquella flor surgieron tantas cosas
Nació el amor que ella se había perdido
Y con la luz del sol se fue la sombra
Y con la sombra, la distancia y el olvido

Le fui poniendo un poquito de amor
La fui abrigando en mi alma
Y en el invierno le daba calor
Para que no se dañara

De aquella flor, hoy, el dueño soy yo
Y he prometido cuidarla
Para que siempre esté cerca de mí
Para que nunca se vaya

Para que nunca se vaya
Para que nunca se vaya
Para que nunca se vaya
Para que nunca se vaya

Le fui brindando cariño
Un poquito de amor (para que nunca se vaya)
Y en el invierno
Llenó mi jardín de color (para que nunca se vaya)
Ay, cuando la vi, me enamoré
Y me la llevé, me la llevé

¡Ave María!
Puerto Rico
¡Hasta acá, Sergio!
Esto sigue

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct