Pues me han llamado,
y sin saberlo, ay,
tus ojos claros.
Y sin quererlo tú, me han derrotado.
Y allí donde es más clara su luz
soy vulnerado.

Y no soñé jamás que una victoria
tornara mi sino afortunado,
que el perder de esta forma no es afrenta
si no suave destino deseado.

Con blanda espada soy,
qué dulcemente traspasado.
Mas yo sabré responder, a ese llamado,
que ya me puedo morir
si en tu mirada yo soy
resucitado.

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct