Faltan Cinco Para Las Doce

Samuel Hernandez

vistas 2.010

Faltan cinco para las doce, yo aquí solo llorando
Mis amigos ya se fueron todos yo con mi guitarra en manos.
Con lápiz y papel en la sala de mi casa llorando
Dios y mi guitarra el desahogo de todos mis quebrantos
De momento oigo una voz que me dice: "¿Qué haces ahí llorando?
Aunque todos te abandonen yo siempre seguiré a tu lado".
Tomó el pañuelo y mis lágrimas fue secando; era Jesús que a tiempo había llegado.
Comienzo a escribir esta canción que me va libertando.
Ríos de agua viva por todo mi ser van llenando.
Comienzo a hablar nuevas lenguas y termino danzando
Y el que sienta el Espíritu Santo, levante sus manos.

Coro:
Llegó Jesús, llegó el poder, la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
[¿Cuántos están sintiendo?]
Que aquí llegó Jesús, llegó el poder, la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.

Comienzo a escribir esta canción que me va libertando.
Ríos de agua viva por todo mi ser van llenando.
Comienzo a hablar nuevas lenguas y termino danzando
Y el que sienta el Espíritu Santo, levante sus manos.

Coro:
Llegó Jesús, llegó el poder la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
[¿Cuántos están sintiendo?]
Que aquí llegó Jesús, llegó el poder, la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.

Dale la bienvenida a Jesús, levantando las manos.
Dale la bienvenida a Jesús, levantando las manos.
Dale la bienvenida a Jesús.

Coro:
Llegó Jesús, llegó el poder la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
[¿Cuántos están sintiendo?]
Que aquí llegó Jesús, llegó el poder, la autoridad, llegó la unción
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.
Y esta casa antes vacía, ahora está llena de su amor.

Es un poco más de las doce, ya no estoy llorando.