No corrais tanto, la están peinando
y por favor no la molesten,
que después todas sus pestes pago yo,
- que no seas tan macarra, que te bajes de la parra
y anda, estate a lo que estamos que solo estamos los dos,
mirada a duelo, menea el pelo y un temblor deja chorreando
sábanas, colcha, somier, alma y colchón,
no me dejes que te quiera,
que yo por querer quisiera estar pa siempre a tu vera,
que lo tengo...

más negro que el tizón, más duro que el copón,
más tieso que un tablón se me pone el corazón...
cada vez que dices no,

tu odio y el mío están metiendo en un rincón,
-¿qué ha sucedido?
- ha sido cupido que está hecho un cabrón.
vamos, dime que se pierden en mi tus acays verdes,
aunque casi mejor no, porque lo tengo...
más negro que el tizón, más duro que el copón,
más tieso que un tablón se me pone el corazón...
cada vez que dices no,
y el sol decrece y fallece entre los visillos del cuarto,
porque tiene celitos de mí, de cómo te quiero,
de cómo lo aparto,
si el sueño es correr por un otoño deshojao,
¿morir?, tal vez... mejor que vivir desolao,
y la vida sigue, yo escribo coplillas de amor
que le impidan al alma deciros que no, mientras salga...
...serrín del corazón.

Send Translation Add to playlist Size Tab Print Correct