Un gigante,
cuando era infante,
lanzaba pedos
que daban miedo.
Y aquel
bellaco
a un gran saco
fue traspuesto,
por mo les to.

El gigante,
porque era infante,
gritó tan duro
que hasta el futuro
llegó su queja,
cierta y vieja
como un viento
descontento.
No se sabe si al fin
la grey
supo tratar gigantes
poco elegantes,
pero de ley.

Dale a tu niño besos,
pues para eso
nos llora el rey.

Submit Translation Add to playlist Size Tab Print Correct